lunes, 30 de septiembre de 2013

Comienza la ronca.

Había que hacer algo. Con el comedero aún no funcionando, con cuatro papamoscas cerrojillos de paso que tenemos y el resto de especies que no se dejan ver, nos animamos Fernando y yo a echar un viajecito para ver a estos grandes ungulados. Íbamos con las ganas de ver también algún ciervo, pero aunque los oímos berrear a lo lejos, todavía no estaban en lo fuerte de la berrea, así que nos volvimos con las ganas pero con una mañana bien echada.

Una bonita hembra:




Y muchos machos casi siempre tumbados en la misma cama. Si por acercarte le hacías levantarse, se iba trotando tranquilamente para volver a estar allí un ratito después:







Un vareto jovenzuelo:



Un macho mediano emprende el trotecillo acosado por otro más grande y poderoso:



Descansando y hasta soñando a pesar de nuestra proximidad:



Son tranquilones, así que los mejores momentos son los de acción:


Una pelea: no hubo muchas, estaban empezando, y no tuvimos suerte ni por ángulo ni por cercanía:




Marcando con las glándulas de los lagrimales la corteza de las encinas:



Y los de la extinción de incendios, saludando al fotógrafo...quién pillara un cochecito así, no habría sitio que se resistiera, jajaja.


Un abrazo colegas y hasta pronto.

7 comentarios:

  1. Muy guapas colega.
    Buena variedad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vicente, para variedad, lo que tú fotografías.

      Eliminar
  2. Que buenas tío, si me gustan mas que las mías, se objetivo, compara y dime si vale la pena la diferencia de trasto, para mi no.
    Una mañana tranquila de paseo otoñal por el monte, la próxima, operación cabra montés.
    Saludos compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por intentar consolarme, jajajajaaaa.

      Eliminar
  3. Buena luz y unos acercamientos muy buenos, muy nítidas. Por mi zona no son muy abundantes y la ronca nunca la he escuchado, tiene que tener su aquel. Un saludo Andres.

    ResponderEliminar
  4. Jo!! te haces de rogar, Andrés, pero cuando publicas triunfas. Vaya entradón más didáctico, más ameno y más estético. Espectacular.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar