viernes, 31 de mayo de 2013

Medidas y contramedidas.



Amanece en el valle….el sol va calentando algo el frío aire de la noche, los primeros rayos van colándose entre el follaje y calientan algo la espalda de las sufridas madres que incuban o protegen a su prole. La alcaudona asoma sólo la colita y el pico del borde del nido:




Lo mismo que la rabilarga, que está de la misma guisa:



Mucho antes de que esos primeros rayos de sol aparecieran, casi sin luz aún, ya se estaba escuchando el sonido de la primavera….ése tan conocido por todos, el de nuestro travieso cuco, especie parasitaria y taimada donde las haya:







La actitud de los cucos ha cambiado ligeramente. Una vez establecidas las parejas y territorios, el macho canta de vez en cuando para marcar el territorio, pero es sobre todo la hembra la que lo defiende de otras hembras. Una vez puestos los huevos en los nidos ajenos, deben patrullar el territorio evitando que otras hembras pongan huevos en “sus” nidos, y vigilando que todo vaya bien. Revisando el nido que una semana antes aparecía con siete huevos, uno claramente distinto:


Nos encontramos con que ya no son siete, sino seis los huevos y....qué casualidad, el que falta es el que era diferente!!!!. 

Y a esto y a otras cosas es a lo que me refería con el título. Cuando una especie agrede a otra de alguna manera, la agredida tiene dos caminos: adaptarse y defenderse de alguna manera, o extinguirse. Los alcaudones han descubierto el engaño y han eliminado el huevo (cosa por lo visto relativamente frecuente, siendo sólo las hembras inexpertas las que crían huevos ajenos, y siendo algunas especies más fáciles de “engañar” que otras….bueno pues el alcaudón es bastante espabilao).


Pero no es la única contramedida. El cuco es un ave que despierta odio entre la avifauna. Su silueta, coloración etc. Imitan al gavilán, que no despierta pasiones precisamente entre las aves, su ojo amarillo, su forma de volar pausada, aleteando, con la cola desplegada…..ocultan a la perfección la capacidad de esquivar y hacer fintas frente al ataque y persecución de sus “víctimas”. La oropéndola es un veloz y ágil volador, un ave bastante brava , y aún así el cuco es capaz de esquivarla largo rato hasta, en un momento dado, plantarla cara abriendo pico y alas en una postura bastante amenazante que hace desistir a cualquiera:








La pareja de alcaudones, que tiene el nido a escasos treinta metros de donde se ha posado el cuco a clamar que todo éso es suyo, no descansa un momento persiguiendo y acosando a los cucos, pues la hembra también se une a la algarabía, y no es que se distingan aparentemente macho y hembra más que por su comportamiento, cantando e inflándose el macho en el posadero, y siendo más discreta y silenciosa la hembra. 







Después de un buen rato de acoso, los cucos desaparecen de nuevo en la espesura, escuchándose ya a lo lejos, y los adultos vuelven a su quehacer después de usar el propio cantadero del cuco como atalaya desde la que ver que todo ha quedado tranquilo.















Y es que como las casualidades casi no existen y todo tiene su razón de ser, aquí los buenos padres, actuaban así porque tenían cerca algo muy importante que defender, tanto los alcaudones:


Como las oropéndolas, que en este caso están comenzando la puesta y o bien porque el cuco las parasite también, o bien por unirse a la algarabía, participaron en las escaramuzas como las primeras.:



Como podéis observar, los nidos de oropéndola son una obra de arte en sí misma....es de dudoso gusto usar tiras de papel de cocina para su construcción, y en otros casos telas, sacos, cuerdas, o bolsas de plástico, pero debe hacer la estructura más resistente, desde luego no hace falta poner en duda que son unas artistas.

Y otro tanto con los rabilargos. Éstos pasan completamente del cuco, seguramente sabedores de que o bien por miedo o porque no está especializado en ellos (el cuco pone unos huevos muy pequeños para su tamaño y los de rabilargo son bien hermosos), el caso es que no los parasita, pero al que no pueden ver en sus dominios es al ratonero, así que cuando aparece sobre la colonia, todos en pandilla y relevándose van a por él hasta que lo echan. La estrategia en este caso es la de estar en pequeños bandos y criar muy juntos, con nidos a veces en el mismo árbol o en árboles contiguos pero siempre en una pequeña zona, y ayudarse entre ellos, dar la voz de alarma, descubrir presas juntos o deshacerse de un predador, que hay un nido que defender:

























Y éso es todo sobre el día de ayer, que fué uno de los mejores que he tenido nunca, por las escenas vividas y también por las fotos, pero sobre todo por poder presenciar comportamientos que sólo vemos en los documentales y no siempre.
Un saludo a todos.

14 comentarios:

  1. Ees increíble las escenas que sabes detectar y observar. Solo un perfecto cnocedor de las especies y sus constumbres sabe ver/interpretar lo que está pasando.
    Me encantan estas fotos tan bien documentadas y que cuentan una historia.
    Guapas fotos y guapa historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Eres un fenómeno. Muy buen documento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias Marcos, tu blog tampoco tiene desperdicio, es de los que me gustan, de los naturales a tope.

      Eliminar
  4. Buenas Andrés. No se que decir de la entrada, es simplemente alucinante. Las fotos del cuco y algunas del macho de oropéndola son de lo mejor qu he visto de ambas especies, sobre todo las de la oropéndola, pero es que además en las que aparecen interacciones entre el cuco y otras especies son geniales.
    Las del ratonero igual.
    De lo mejor que he visto en blogs desde hace mucho tiempo. ENHORABUENA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús, la verdad que yo lo he hecho con mucho cariño porque fué uno de esos días donde uno no sólo viene relajado o contento por las fotos que trae, sino auténticamente emocionado por lo que ha podido presenciar, escondido, de esas pocas veces donde sientes que asistes a momentos difíciles de ver.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un reportaje tremendo, tanto por las especies, como por la calidad, que como bien te dijeron son de lo mejor que se ha visto de ellas. Te seguimos desde ahora, que te hemos descubierto. Enhorabuena y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchísimas gracias. Yo también os añado a mi lista de blogs para ir controlando lo que hacéis. Un saludo.

      Eliminar
  6. Muy bueno,veo que te gusta mezclar Etología y fotos, eres un fenómeno,ya te escribiré más, mi blog es nuevo , no es lo mío, ahí te lo dejo adalvertiblogspot.com , un saludo desde Toledo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo lo miro, colega. Un saludo.

      Eliminar
    2. Por cierto, no me deja entrar, me dice qu eno existe....¿está bien escrito?, gracias colega.

      Eliminar
  7. Que pasada de estudio tio, buenas fotos y documentos, la interaccion de especies siendo nuestras da gusto verla, que dura es la vida en la naturaleza, casi como la del trabajador en tiempos de crisis ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, buen paralelismo. Un abrazo Fer y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar